Han sido unas semanas díficiles y me imagino que lo seguirán siendo. Aún así tenemos que sacar tiempo para escribir porque “a falta de terapia/pan siempre fueron buenas tortas” (nunca mejor dicho).

No hemos tenido sólo nosotros días díficiles ¿verdad? o por lo menos varios de nuestros “youngsters” lo han tenido. Ellos nos lo han contado como fracasos y después de las exposiciones de motivos y las situaciones personales de cada uno nos hemos visto en la necesidad de estudiar la materia. Sí señores hemos estudiado el fracaso.

Empezamos nuestro estudio desde la base que nos da la RAE y nos pasa como al colectivo Gitano (apoyamos la causa) y el concepto que nos dan de fracaso se nos queda muy escaso, porque fracaso lo entendemos y peor todavía lo sentimos como algo más que “resultado adverso de una empresa o negocio” o lo mismo nos pasa con ” suceso lastimoso, inopinado y funesto“. Si tenemos que elegir el sentimiento que predomina en el fracaso pues florece como mala hierba la frustación. Y ya nos parece más acorde al sentido que le queremos dar cuando usamos “fracaso” porque sí es cierto que hay “un estado de decepción, con una importante carga emocional, que se produce cuando deseas realizar/conseguir algo, y resulta imposible hacerlo y consecuentemente conseguirlo“.

Aún seguimos sin ver completo el concepto de fracaso o por lo menos no con el uso que solemos hacer. Seguimos en la superficie, veamos si la casuística nos puede ayudar más.

De acuerdo, hemos suspendido el mega examen, no nos llaman de esa entrevista donde lo dimos todo, no llega a arrancar nuestro proyecto, todo lo que empiezas no acaba como lo que esperas. Vale, visto los anteriores conceptos parece que tenemos todos los requisitos necesarios para tener un fracaso delante de nuestras narices, pero ¿no te parece injusto? A nosotros sí, sobretodo porque nos negamos a asociar eso que decía la madre de  Forrest : “mi mama dice que tonto es el que hace tonterías“, es decir, que para nada te sientas fracasado. Así que de nuevo estamos los YOUNGSTERS poniéndonos los guantes de boxeo

Advertir que el equipo Youngster parte desde la modestia y que todo lo que escribimos lo hacemos con la intención de darte un poco de luz en este momento tan díficil y que la carga que supone las deudas, el tener que seguir echando horas, el verte bloqueado e íncluso atrapado es una cosa muy seria y personal. Pero a nosotros como víctima también del fracaso nos da energía el ordenar nuestros pensamientos e ideas y que menos que compartirlo porque nunca se sabe a quién le puede venir bien.

Lo primero es saber que esto que ahora mismo te desborda no te ha pasado a tí solamente, sino el mar está lleno de peces y esos peces muchas veces se han equivocado y han picado el anzuelo equivocado (algún día tendré que hacer un libro de mis metáforas y los usos que hago). Suerte que el pescador les ha devuelto al mar y han podido seguir disfrutando de las aguas. Queda muy típico mencionar a Henry Ford, Walt Disney, Einstein, Michael Jackson, J.K Rowling pero es que para eso son peces gordos que no está mal seguirles.

Lo malo de esto y que probablemente no sirviera de nada es ¿Por qué nadie nos enseña a fracasar? Sobretodo cuando en el camino de la vida no nos paramos de tropezar con piedras, rocas e incluso paredes. Seguramente lo más sensato que deberías hacer es contemplar donde te has caído, repasa el camino porque ahí estarán tus pisadas marcadas. Es importante que te quedes con el origen de fondo. Parece que te estamos diciendo que debes meter los dedos en la herida y quedarte con ellos dentro ¿verdad? pero es que por cada fracaso, hay un curso de acción alternativo. Sólo debes encontrarlo. Es decir que no puede ser tu fin así que aprendamos de esto. Henry Ford no lo pudo decir mejor ” el fracaso es solo la oportunidad de comenzar de nuevo de forma más inteligente“.

Además el fracaso y tu personalidad pueden ser buenos compañeros si tú les das buenas habitaciones porque ya lo dijo Antoine De Saint Exepury “el fracaso fortifica a los fuertes” y nuestro H.Ford decía que “el fracaso es, a veces, más fructífero que el éxito“. Venga haremos un favor a Henry ya que se le ve sobradillo con el tema fracaso y le añadimos la coletilla que le daría Truman Capote ” todo fracaso es condimento que da sabor al éxito“. Los buenos tiempos deben estar a la vuelta de la esquina.

Ahora mismo te tienes que desahacer de estos trastos:

  1. Creencias limitantes. Ok te has dado un buen golpe y sigues conmocionado pero R. Kennedy dijo que sólo aquellos que se atreven a tener grandes fracasos  terminan consiguiendo grandes éxitos. Pide y busca ayuda ya sea a tus cercanos y profesionales porque esto sólo sí que es díficil.
  2. Malas decisiones. Si no buscas el origen de fondo puedes seguir con tu racha. Cambiala y no olvides que las oportunidades que estás esperando al final no es otra cosa que trabajo.
  3. Autosabotaje. Tú verás si es la solución más adecuada la de estar lamentandose todo el rato, sofá, sin ducha, comiendo y estando insoportable. Puede que parezca que no te quedan fuerzas pero Gandhi explicó muy bien que la fuerza no viene de la capacidad corporal, sino de la voluntad del alma. Así que no te queda que reponer fuerzas, despejarte y estudiar las soluciones y alternativas.
  4. Falta de orientación y de ayuda: ya sabes que sólo no puedes. Y que esto no te ha pasado a ti sólo. La ayuda puedes buscarla desde leyendo a especialistas en la materia que necesitas (por ejemplo leer este post ya ha sido un buen comienzo ¿no?), escribe a personas que estén en tu ámbito (hazlo de una manera cercana y positiva, que se vea que eres una persona fuerte que tiene muchas ganas de luchar por sus sueños, sino que sentido tiene hacer todo esto). Y habla con gente: tu familia y amigos pueden acompañarte en ese camino y ver contigo donde has tropezado; ve a seminarios, jornadas, ferias…donde te venga la inspiración. Busca buenos profesionales que te puedan ayudar, seguro que en todas las materias hay un Chicote que te está esperando.

Ya debemos ir concluyendo, siempre nos cuesta pero sabemos que vuestra paciencia tiene un límite. Una vez más gracias por leernos y la generación youngsters debemos asimilar el fracaso como una etapa que debemos aprender a estar en ella, asumirla, reponernos y seguir adelante. Dejemos atrás eso de ver el fracaso como un lastre.

Nos queremos despedir con el último invitado, un amigo de la casa, Steve Jobs: ” los puntos no se pueden conectar mirando al futuro, sino al pasado. Casi nada de lo que hagáis es inútil; lo veréis cuando os estéis dedicando a algo, conectéis los puntos hacia atrás y veáis que  todo lo que habéis hecho os ha servido de algo

Anuncios
Posted by:helloyoungstersblog

Buscamos poner LUZ a la incertidumbre del futuro. Jóvenes que trabajamos para los jóvenes. Trabajamos en el presente para mejorarlo y ganarnos el futuro.

2 replies on “Fracaso, punto y seguido

  1. Mejor post! No hay que tenerle miedo al fracaso…como decía Samuel Beckett “Try again. Fail again. Fail Better” todo fracaso es una lección y hay que saber afrontarla de forma inteligente y sin hacer huida hacia adelante . Gracia Youngsters, necesitaba este post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s